0%

Cuando se ha intentado lograr el embarazo por más de 1 año, sin éxito, se recomienda acudir a una clínica de fertilidad para realizarse una evaluación personalizada para cada caso.

En algunos casos, también se recomienda que esta evaluación se haga antes del año (6 meses aproximadamente), por ejemplo en aquellas parejas donde la mujer sea mayor de 35 años o en parejas donde se sabe que la calidad del semen del varón es pobre o moderada.

A ciencia cierta, se considera que una pareja tiene problemas de fertilidad cuando no se ha logrado un embarazo después de tener relaciones sexuales frecuentes y no protegidas por un año si la mujer es menor de 35 años o por 6 meses en mujeres mayores de 35 años

El 85% de las parejas que intentan embarazarse de forma natural lo logran en el primer año. El 15% restante que no lo logró, tendrá pocas probabilidades de lograr el embarazo por concepción espontánea en el año siguiente.

Citmer pone a tu disposición pruebas de fertilidad especializadas para realizar un diagnóstico correcto de tu caso.

Las causas comunes de infertilidad en la mujer son:

Edad (a partir de los 35 años)
Ovario poliquístico
Menopausia precoz
Endometriosis
Obstrucciones o lesiones en las trompas de Falopio
Problemas uterinos como miomatosis uterina

En cuanto a los varones, los principales problemas que producen infertilidad son:

Problemas en la calidad del semen
Ausencia de espermatozoides en el eyaculado
Impotencia sexual.

También existen otros factores que aumentan el riesgo de padecer de infertilidad como: obesidad, diabetes, enfermedades de transmisión sexual, tabaquismo, etc.

Es importante que las personas que sospechan un problema de infertilidad asistan a un centro de fertilidad para que le proporcionen un diagnóstico correcto y para saber si necesitan una solución de reproducción asistida.

La elección correcta de la clínica hará que tu diagnóstico sea más certero y que el tratamiento elegido para tu caso te brinde la máxima oportunidad de tener a tu bebé en casa en el menor número de intentos posibles y sin un desgaste económico alto.

Son dos conceptos absolutamente diferentes.

La esterilidad está definida como la incapacidad de una persona para lograr un embarazo.
Cuando un embarazo se produce pero el bebé no llega a nacer se conoce como infertilidad.

La estrategia médica a seguir no es la misma para aquellas parejas que no se pueden embarazar después de haberlo intentado por algún tiempo, que aquellas parejas que no tienen ningún problema para lograr el embarazo pero observan tristemente como la gestación no es evolutiva.

Durante años se pensó que la infertilidad era únicamente problema de la mujer. Sin embargo, la información reveló que la infertilidad es una enfermedad que no discrimina ni raza, edad o sexo, por lo que afecta por igual tanto a hombres como a mujeres.

En forma general, el 30% de las causas de infertilidad en la pareja es causada por factores femeninos, el otro 30% es causada por factores masculinos, un 20% es debido a causas mixtas y no se conoce la causa de infertilidad en un otro 20% de los casos. Esto demuestra que la valoración de la fertilidad se deberá realizar en ambos miembros de la pareja.

Hoy en día, la infertilidad es una afección muy común en las parejas.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), la prevalencia de infertilidad en mujeres y hombres en México es muy similar al resto del mundo (10 a 15%).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirma que hay casi 50 millones de parejas infértiles en el mundo.
Otro informe del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) reportó que en Estados Unidos, cerca del 10% de las mujeres (6.1 millones) de entre 15 y 44 años tienen dificultades para embarazarse o para mantener el embarazo.

Tomando en cuenta dicha información, te darás cuenta que tu pareja no es la única y que no están solos en el proceso de conseguir el embarazo.

Si. Si ya han pasado mínimo 6 meses y no has logrado el embarazo o el embarazo no llega a término, te recomendamos hacer una prueba de fertilidad.

Existe un conjunto de pruebas que nos puede indicar si existe algún problema para concebir.

En Citmer, este conjunto de pruebas está realizado por especialistas en infertilidad. Una vez que se haya analizado los resultados, se obtiene un diagnóstico más certero sobre si la pareja necesita un tratamiento de reproducción asistida o si tiene buenas posibilidades de embarazarse en casa.

En Citmer, realizamos este conjunto de estudios a la pareja, damos los resultados y el diagnóstico en una misma visita a nuestra clínica.

En México no hay una legislación que limite la edad en la que una persona puede recurrir a la ayuda de la reproducción asistida. Sin embargo, a partir de los 38 años, el riesgo tanto para la madre como para el bebé, crece. En edades cercanas a los 42, es necesario, en la mayoría de los casos, utilizar un óvulo joven y una terapia hormonal adecuada para facilitar el embarazo.

En Citmer existe un consenso voluntario en el cual no recomendamos realizar un tratamiento a una mujer de más de 50 años (no hay una edad límite en el caso de los hombres).

No tenemos lista de espera. El tratamiento podrás realizarlo cuando tú lo decidas.

Siempre el administrar un medicamento, como los que utilizamos en los tratamientos para hacer crecer y madurar varios óvulos, puede causar algunos efectos secundarios. Estos riesgos se incrementan cuando el especialista no tiene experiencia en reproducción asistida.

Durante el uso de estos medicamentos, las pacientes están monitoreadas cuidadosamente mediante ultrasonidos y exámenes de sangre regulares, lo que nulifica prácticamente los riesgos.

Otros riesgos para la mamá y para los bebés son las gestaciones múltiples. Este riesgo es incrementado cuando las clínicas transfieren más de 2 embriones a sus pacientes, por ello es importante que verifiques que la clínica donde elijas ser tratada es seria y cuenta con altos estándares de calidad para evitar que necesiten ponerte muchos embriones para que puedas quedarte embarazada.

En Citmer un especialista en reproducción asistida te llevará de la mano durante todo el proceso para que estés y te sientas segura. Recuerda que lo más importante para nosotros es tu salud.

Muchos estudios han demostrado que la proporción de bebés concebidos mediante la fertilización in vitro que nacieron con alguna malformación es la misma que aquellos bebés con alguna malformación que fueron concebidos naturalmente.

Esto quiere decir que, hasta ahora, no se ha demostrado ninguna tendencia que la fertilización in vitro como tal pueda aumentar los riesgos de anormalidades en los bebés.

No, la infertilidad no es hereditaria. Sin embargo existen ciertas condiciones médicas que son hereditarias y que después de desarrollarse en el organismo pueden dificultar la posibilidad de embarazarse. Unos ejemplos de esas condiciones son el síndrome de ovario poliquístico, la endometriosis y los trastornos hormonales.

Después de una ligadura de trompas puedes recurrir a la fecundación in vitro.
Después de una vasectomía, puedes recurrir a recanalizar la vía seminal si aún no han pasado más de 3 años después de la cirugía. Después de 3 años de la cirugía se recomienda asistir a una clínica de fertilidad para realizar un tratamiento de fertilización in vitro.

Sí, se puede realizar tratamientos de reproducción asistida a la mujer, independientemente de su estado civil.

Sí, se puede realizar tratamientos de reproducción asistida a la mujer, independientemente de su orientación sexual.

No, los embriones congelados no pierden su calidad ni hay límite de tiempo para la vida en estado de embrión congelado. Hoy en día, existen muy buenas técnicas de criopreservación. En CITMER, utilizamos la vitrificación. Esta técnica ha mejorado mucho las tasas de embarazo ya que permite pasar de 37º a -196º centígrados en unos minutos y así minimizar el daño celular del embrión.

Consideramos que una asistencia psicológica es muy valiosa durante el proceso, por eso nuestro equipo cuenta con un terapeuta. El apoyo emocional tiene una función preventiva. Un terapeuta puede ayudar una pareja a detectar y reducir emociones negativas que pueden desarrollarse durante un tratamiento y prevenir estados emocionales más graves para proporcionar una sensación de bienestar emocional durante el tratamiento. Un terapeuta ayuda también la pareja a expresar sus emociones de forma positiva para no afectar la calidad de la relación de pareja.

No. Después de los 20 a 30 minutos de reposo después de una inseminación artificial o de una transferencia embrionaria, puedes volver a tus actividades cotidianas de manera totalmente normal, esto incluye la actividad diaria y laboral.

Inseminación artificial
La inseminación artificial es un tratamiento de baja complejidad que se recomienda en mujeres menores de 35 años. El primer intento ofrece un 20% de probabilidad de embarazo y tras 4 intentos, la probabilidad acumulada de embarazo es del 40%.

Fecundación in vitro
Un primer intento de fecundación in vitro puede ofrecer un 60% de probabilidad de embarazo según el tipo de tratamiento y tras 3 ciclos, la probabilidad acumulada de embarazo es del 90%.

En CITMER, ofrecemos opciones de financiamiento con nuestros programas Bebé Contigo de 3 y 4 intentos con el objetivo de aumentar la probabilidad de éxito. Así mismo, es importante mencionar que en caso de no tener éxito una vez agotadas las posibilidades, se devuelve el dinero.

Adicionalmente se ofrecerán opciones de pago como tarjetas de crédito, efectivo, transferencias bancarias con las promociones vigentes.

La infertilidad se define como la incapacidad de concebir después de 12 meses de relaciones sexuales sin protección.

Puede haber muchas razones por las que no te has podido embarazar, factores femeninos, masculinos o una combinación de ambos. Por ejemplo, se podría deber a problemas de ovulación y/o calidad espermática, la estructura o funcionalidad del sistema reproductivo masculino o femenino, y/o condiciones hormonales e inmunes.

Es necesario revisar las condiciones de cada seguro, sin embargo, aquí lo importante es que para el seguro cubra el costo total de cada uno de los programas Bebé Contigo.

Los servicios de reproducción asistida están concentrados en programas llamados Bebé Contigo, que son programas integrales que abarcan desde la estimulación de la Paciente para someterse a una técnica de baja o alta complejidad hasta que se aplica la prueba de embarazo para ver si el tratamiento fue exitoso. Los medicamentos requeridos se manejan por separado y dependen del tratamiento indicado por tu médico tratante.

  • Identificaciones oficiales
  • Hoja de filiación firmada por los pacientes
  • Aviso de privacidad firmado por los pacientes
  • Consentimientos
  • Serologías
  • Contrato CITMER – Paciente

Nuestros especialistas están capacitados para dar atención a nivel internacional, ya sea de manera presencial o de manera virtual. Es posible llevar un tratamiento de manera remota y sólo para efectos de los procedimientos de quirófano como lo son la punción ovular y la transferencia embrionaria es necesario que acudan a nuestras instalaciones donde serán atendidos de la mejor manera y con una excelente calidad que permita satisfacer sus necesidades.